Página inicial        |       Archivo de ediciones        |        Contáctenos        |        Directorio        |        pl
test Mundo y Motor Prensa Libre
social

Audi en la soleada Miami

Manejar un auto deportivo en una pista profesional como el Palm Beach Raceway es una experiencia gratificante, ya que permite llevar el vehículo a su máximo desempeño dentro de un contexto de seguridad para el conductor y otras personas.  Eso les compartimos.

El Audi driving experience es un programa de mercadeo realizado en más de 25 países alrededor del mundo.  En esta ocasión tuvo lugar en el International Palm Beach Raceway, un circuito relativamente técnico con una longitud de 3.27 kilómetros, escenario frecuentado por go-karts y pruebas de vehículos.

En este contexto se probaron cuatro vehículos con características excepcionales.

Primero, el S6

Este carro es atrayente desde el primer vistazo.  El equipo de ingeniería se decantó por una carrocería tipo Audi Ultra, compuesta con aleaciones de aluminio, la cual reduce en porcentajes significativos la masa del vehículo, mejorando así la maniobrabilidad y reduciendo el consumo de combustible.

El diseño exterior, cual vehículo de Ingolstadt, es elegante y deportivo, mostrando desde el primer contacto visual los valores de la marca.

La rejilla tiene un diseño distintivo, dominante en la vista frontal, la cual armoniza con las características luces Led de la marca.

Su silueta se destaca con espejos de puerta con apariencia de aluminio, colores de carrocería especiales, paneles oscilantes, pinzas de frenos negras y neumáticos de 19 pulgadas y terminaciones S; mientras que alerones más grandes, tubos de escape gemelos y un difusor con hoja destacan la elegancia y dinamismo al observar las partes posteriores de este sedán.

El interior está cubierto de tapicería de Alcántara, los pedales tienen un terminado de aluminio y el logo S decora los umbrales de las portezuelas, los asientos, el volante multifuncional cubierto de cuero, la llave y la pantalla del monitor.

Los asientos son electrónicamente ajustables al conductor y la visión panorámica es óptima.

El potente motor 4.0 TFSI de 4,000 centímetros cúbicos para sus ocho cilindros en V tiene una potencia máxima de 420 caballos de fuerza y par motor de 550 Newton-metro.  Acelera de 0 a 100 km/hora en 4.6 segundos.  La eficiencia energética se ha mejorado en 25 por ciento con respecto al modelo antecesor.

En cuanto a la conducción, el motor del S6 responde de forma deportiva y la potencia es perceptible por todos los sentidos.  Se tiene un alto nivel de control gracias a sus enormes frenos de disco además de una dirección confortable y precisa.

Parecido, pero no igual

Por otra parte, el Audi S7 no es un cambio sustancial con respecto a su hermano S6.

Este vehículo difiere notablemente en la configuración del pilar C, el cual es inclinado, confiriendo un desempeño aerodinámico eficiente y en términos estéticos es agradable.

La carrocería está compuesta por 20 por ciento de aluminio ligero, sorprendiendo al conductor con una masa reducida, elevada rigidez torsional, así como por su alto nivel de seguridad pasiva y activa.

Aunque es un auto con incuestionables características deportivas, el lujo no se ha soslayado en ninguna medida.  El interior del Audi S7 Sportback ofrece opciones de todo tipo y la calidad de conducción a bordo es impresionante.

Al igual que el S6, el Sportback tiene un sistema S-Tronic de siete velocidades con cambio de marcha dinámico de serie, tracción integral permanente Quattro, diferencial deportivo opcional y turbocompresores de doble cuerpo.

Su eficiencia se sostiene sobre dos aspectos fundamentales:

Primero, el Audi Cylinder On Demand, sistema que desactiva cuatro de los ocho cilindros del motor cuando viaja a una velocidad de crucero, reduciendo en promedio hasta el 10 por ciento de consumo de combustible.

Y segundo, una carrocería de lujo fabricada casi por completo con aluminio de tecnología de bastidores, desarrollada por la marca de los anillos, conocida como Audi Space Frame.

Finalmente, el habitáculo, coherente con las cualidades de desempeño del vehículo, permite una experiencia de conducción inolvidable y comunicativa.

Ágil, veloz y grande

El mayor exponente de esta familia es el Audi S8.

Este auto luce como una limusina de lujo con potencia de auto deportivo.  Su motor 4.0 TFSI de 4,000 centímetros cúbicos entrega 520 caballos de fuerza y, a pesar de su gran tamaño, su autonomía permite recorrer 37 kilómetros por galón de gasolina.

Con un par motor de 650 Newton-metro y aceleración de 0 a 100 kilómetros por hora en tan solo 4.2 segundos, el Audi S8 corona el trabajo de ingeniería de la marca.

Al volante de un supercarro

En el trazado del circuito del Palm Beach Raceway, el Audi R8 desplegó su potencia de 525 caballos de fuerza, generada por un motor 5.2 FSI de 5,200 cc para sus 10 cilindros en V.

Capaz de alcanzar los 100 kilómetros por hora en 4.1 segundos, el Audi R8 fue el auto más veloz en pista.

El reconocidísimo diseño de este modelo no solo ha sido moldeado para incrementar su desempeño aerodinámico, sino que, simultáneamente, se ha provisto de elementos estructurales capaces de proteger al conductor ante situaciones de peligro.

Bolsas de aire frontales y laterales y sistema antivuelco aumentan el valor de esta pieza automotriz, generando confianza y afianzando los avances de Audi en términos de seguridad.

En términos generales, una prueba de manejo como la experimentada es una muestra del compromiso de Audi con la deportividad al alcance de los conductores cotidianos.

Por Néstor A. Larrazábal B. 

Escríbenos