Página inicial        |       Archivo de ediciones        |        Contáctenos        |        Directorio        |        pl
test Mundo y Motor Prensa Libre
social

Traspaso para mañana: líos legales

Dejar para mañana lo que puedes hacer hoy te puede traer muchas angustias legales.  Para evitarlas los expertos te explican aquí cuán importante resulta traspasar la propiedad de inmediato, cuando vendas o compres un automotor.
 
La importancia de este trámite está en cumplir con la obligación legal de registrar la venta del vehículo ante las autoridades de la SAT.
 

 
Cuando se cierra el negocio de la venta o compra de un automotor se debe realizar un trámite llamado traspaso.  Por su medio se cambian los nombres de los propietarios, es decir, el comprador empieza a aparecer como dueño en la base de datos del registro de la Superintendencia de Administración Tributaria, SAT.
 
Sin embargo, de acuerdo con estadísticas de esta institución, cerca de un 30 por ciento de los vehículos negociados cada año entre un particular y otro no aparecen a nombre del verdadero propietario.  Y es aquí donde comienzan los problemas, señalan los expertos, pues si no se realiza el traspaso el vendedor seguirá siendo el titular del carro y el responsable por sus impuestos.
 
Esteban Castillo es un claro ejemplo de lo anterior.  'Hace como cinco años vendí mi automóvil.  Años después me enteré de que la persona que me lo compró se lo vendió a un tercero, quien lo utilizó por muchos años.  Después comprobé que mi número de NIT estaba bloqueado, pues tenía mora en cuanto al pago del impuesto de circulación, ya que el vehículo continuaba a mi nombre, pues ninguno de los dos realizó los traspasos debidos y tampoco se dio aviso a la Superintendencia de Administración Tributaria para darle de baja', recuerda.
 
Un caso similar le ocurrió a Carlos Alonzo.  Tenía un Buick Century V8 de 350 pulgadas cúbicas, modelo 1971.  'Durante una reparación, por fallas en el circuito eléctrico, el vehículo se quemó.  El mecánico asumió la responsabilidad y me pagó Q1,500 por la chatarra.  Lo vendió a un ejecutivo de una empresa de tractores, quien lo quería para repuestos, porque tenía otro similar.  Ahí quedó la historia para mí, pero no para Finanzas Públicas, encargada en ese entonces de placas, tarjeta de circulación y todos los trámites relacionados.  Años después empecé a recibir notificaciones indicando que debía pagar la placa del auto.  ¿Cuál?  Me preguntaba, si era chatarra.  Pero, en efecto, legalmente el auto seguía circulando puesto que nunca se le dio de baja ante la autoridad correspondiente', explica.
 
 
 
  Por Jeovany Ibañez   


Curarse en salud

La importancia de este trámite está en cumplir con la obligación legal de registrar la venta del vehículo ante las autoridades de la SAT.  Además, el traspaso evita problemas legales que pueden cobijar tanto al comprador como al vendedor del automotor.
 
De acuerdo con los especialistas, como consecuencia de no realizar el trámite el vehículo puede ser embargado por deudas quien figura como propietario, aunque ya lo haya vendido.  De igual forma, el comprador tampoco podrá adelantar trámites de tránsito si sobre el carro existen multas por infracciones del anterior dueño.  Además, los impuestos del carro se seguirán cobrando a nombre del titular, es decir, de quien está registrado en la tarjeta de propiedad como más reciente dueño.
 
Eso es lo que le pasó a Jorge Cifuentes, quien vendió su Rabbit 98.  Pasaron seis años desde la venta, pero el señor que lo compró nunca pagó los impuestos, de tal suerte que 'la deuda me cayó a mí, pues nunca supe donde localizar al comprador', se queja.
 
En el caso de quienes compran un auto y no hacen el traspaso, también corren otros riesgos.  Al momento de una colisión, si el vehículo es consignado y luego se quiere recuperar se tendrá que ir a buscar a la persona que aparece como titular en la tarjeta de circulación para que realice los tramites, lo cual resultará muy complicado.  A la par de ello puede haber sorpresas como multas, embargos, reportes de robos, alteraciones y otros inconvenientes más.
 
Por si fuera poco, existen otros riesgos mucho mayores, como el hecho de que se cometa un ilícito con el vehículo y se involucre en un proceso legal al vendedor, quien aún figura como propietario en la base de datos del registro automotor.
 
Esa experiencia la vivió Elsa Garrido.  Un día llamaron a la puerta de su casa.  Eran detectives de la Policía Nacional Civil con orden de captura en su contra, la razón: habían encontrado un cadáver en el baúl de un carro que estaba a su nombre, que ella había vendido hacía cinco años y al cual nunca le realizaron el traspaso.
 
La experiencia la llevó a conocer la carceleta de una subestación de la Policía Nacional Civil, donde estuvo detenida hasta que logró comprobar la venta del automotor.  Y es que lo que sucede, porque según Carlos Echeverría, abogado especialista en tramites vehiculares: 'El poseedor es quien tiene el carro, pero el verdadero dueño es quien aparece registrado ante el departamento de Control Vehicular de la SAT'.
 
Esa posición es respaldada por autoridades de la SAT, quienes explican que el trámite permite que la persona que vende el vehículo se asegure de no tener responsabilidad civil o penal sobre el bien y quien lo adquiere tiene la certeza de que el mismo ya es de su propiedad.


Buscando una solución

Ante ese tipo de riesgos los expertos aconsejan que luego de realizar la transacción de compra-venta el vendedor debe ir con el comprador a la SAT a realizar su traspaso.  O bien optar por retener la papelería al comprador, y darle una auténtica para que este pueda movilizar su recién adquirido automóvil.
 
En el caso de quien compra, si lo hace a una persona jurídica individual, deberá pedir el título de propiedad y la tarjeta de circulación, que debe estar a nombre de quien lo esté vendiendo.  Para asegurarse de que son los originales y no están falsificados, lo más recomendable es acudir a una agencia de la SAT, donde establecerán la veracidad de los documentos.
 
La SAT cuenta con un servicio en su página en Internet, www.sat.gob.gt en el espacio de revisión de títulos, donde también se puede verificar su autenticidad.
 
Según el abogado Echeverría, si el título está lleno la SAT lo recoge y se tiene que pagar la reposición por uno nuevo, para poder hacer el traspaso.
 
Además debes asegurarte de que el vendedor tenga su RTU, Registro Tributario Unificado, porque a través de este te darás cuenta de que la persona a quien le estás comprando está al día con el pago de sus impuestos, y actualizado a la fecha de la transacción comercial.
'Si yo le compro a una persona que tiene problemas con el pago de algún impuesto, eso será un obstáculo para hacer el traspaso, pues el Fisco me va a decir que el dueño de ese vehículo tiene problemas y hasta que él los arregle no podré hacer mi gestión', explica el experto Echeverría.
De acuerdo con la SAT, quien esté vendiendo primero debe arreglar sus problemas fiscales y después proceder con el negocio.  Por eso es importante el RTU.
 
Otro de los documentos que debe entregarte el vendedor es la fotocopia del boleto de ornato, si se lo estás comprando a una persona individual, pues a la hora de hacer el traspaso en la SAT exigen tanto los boletos del comprador como los del vendedor.
 
También deberás pedir una fotocopia de la cédula o del Documento Personal de Identidad (DPI) del vendedor, así como solvencias de Emetra y parquímetro por aquello de las multas de tránsito.
 
Ya teniendo todos estos documentos y seguro de que no hay ningún problema, puedes hacer el traspaso.  Para ello procede a llenar el formulario SAT 203 o Formulario de Traspaso de Vehículos, el cual te lo dan en el Departamento de Registro de Vehículos.  En este documento anotas los datos generales del comprador -nombre, domicilio fiscal y otros-.  Para realizar este trámite debes adjuntar la calcomanía del año.
 
Un punto muy importante es que si llenas el título deberás hacer el trámite en los siguientes 30 días.  Si no lo haces se vence y deberás pagar una multa de Q500, según el Código Tributario.
 
El traspaso se debe realizar para todo tipo de automotores.  El trámite es igual, la diferencia radica en el costo, que varía según el valor del vehículo.
 
En caso de que hayas vendido un vehículo y no puedas obtener voluntariamente la legalización del traspaso por parte del comprador, o desconozcas su paradero, lo más recomendable es acudir a un abogado para que te asesore.
 


Documentos que debes pedir para realizar el traspaso

Si el automotor se lo vas a comprar a una persona jurídica deberás pedir en ese momento los siguientes documentos:

  • La factura.
  • El título endosado.
  • La representación legal, la cual debe estar vigente.
  • La cédula o DPI del representante legal.
  • Boleto de ornato del representante legal y el RTU de la sociedad, el cual debe estar actualizado.
  • Y, para hacer el traspaso, llenar el Formulario SAT 203 de Traspaso de Vehículos
  • Requisitos para personas individuales para realizar el traspaso
  • Llenar el formulario SAT 203.
  • Original y fotocopia de formularios SAT 820 por pago de traspaso (Q60) y emisión de certificado de propiedad de vehículo (Q60).
  • Estar solvente en el pago del Impuesto Sobre Circulación de Vehículos.
  • Original del certificado de propiedad de vehículos, con firmas del vendedor y comprador legalizadas por un notario activo.
  • Original de la tarjeta de circulación.
  • Original de solvencia de infracciones de tránsito vigente (30 días), emitida por la municipalidad que corresponda.
  • Original y fotocopia del documento de identificación.

 

Cuando no se realiza el traspaso, te puede pasar:

Al vendedor:

  • Responsabilidad por delitos que cometan otras personas con el vehículo.
  • Pago de impuestos que genere el vehículo durante el tiempo que esté a tu nombre.

Al comprador:

  • Embargo del vehículo por deudas de quien figure como propietario.
  • Impedimentos para adelantar trámites si el propietario registrado presenta multas por infracciones de tránsito.

Por Jeovany Ibañez

Escríbenos


 

wholesale jordans shoes

wholesale jordans shoes